La ictericia: Todo lo que necesita saber – Medical News
Health & Medical News Journal

La ictericia: Todo lo que necesita saber

La ictericia es un término usado para describir un tinte amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos. Los fluidos corporales también pueden ser amarillos.

El color de la piel y el blanco de los ojos variarán según los niveles de bilirrubina (material de desecho que se encuentra en la sangre). Los niveles moderados llevan a un color amarillo, mientras que los niveles muy altos aparecerán de color marrón.

Alrededor del 60 por ciento de todos los bebés nacidos en los Estados Unidos tienen ictericia. Sin embargo, puede aparecer en personas de todas las edades y generalmente es el resultado de una enfermedad subyacente. La ictericia normalmente indica un problema con el hígado o el conducto biliar.

En este artículo, Medical News Today analizará qué es la ictericia, por qué ocurre, cómo se diagnostica y trata.

Datos básicos sobre la ictericia

  • La ictericia es causada por una acumulación de bilirrubina, un producto residual, en la sangre.
  • Un hígado inflamado o un conducto biliar obstruido pueden provocar ictericia, así como otras afecciones subyacentes.
  • Los síntomas incluyen una coloración amarillenta en la piel y el blanco de los ojos, orina oscura y picazón.
  • El diagnóstico de la ictericia puede implicar una serie de pruebas.
  • La ictericia se trata mediante la gestión de la causa subyacente.

Causas

La Ictericia: Todo Lo Que Necesita Saber
Un problema en el hígado puede causar ictericia.
Crédito de la imagen: Doctor James, 2008.

La ictericia es una coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos ocurre cuando el cuerpo no procesa la bilirrubina adecuadamente. Esto puede deberse a un problema en el hígado.

También se le conoce como icterus.

La bilirrubina es un material de desecho de color amarillo que permanece en el torrente sanguíneo después de extraer el hierro de la sangre.

El hígado filtra los desechos fuera de la sangre. Cuando la bilirrubina llega al hígado, otros químicos se adhieren a ella. Dando como resultado una sustancia llamada bilirrubina conjugada.

El hígado produce un jugo digestivo llamado bilis. La bilirrubina conjugada se introduce en la bilis y luego abandona el cuerpo. Es este tipo de bilirrubina el que da a las heces su color marrón.

Si hay demasiada bilirrubina, puede filtrarse en los tejidos circundantes. Esto se conoce como hiperbilirrubinemia y causa el color amarillo en la piel y los ojos.

Factores de riesgo

La ictericia ocurre con más frecuencia como resultado de un trastorno subyacente que causa la producción de demasiada bilirrubina o evita que el hígado se deshaga de ella. Ambos provocan que la bilirrubina se deposite en los tejidos.

Las enfermedades subyacentes que pueden causar ictericia incluyen:

  • Inflamación aguda del hígado: Esto puede afectar a la capacidad del hígado para conjugar y segregar bilirrubina, dando como resultado una obstrucción.
  • Inflamación del conducto biliar: Esto puede prevenir la secreción de bilis y la eliminación de la bilirrubina, causando ictericia.
  • Obstrucción del conducto biliar: Esto evita que el hígado elimine la bilirrubina.
  • Anemia hemolítica: La producción de bilirrubina aumenta cuando se descomponen grandes cantidades de glóbulos rojos.
  • Síndrome de Gilbert: Esta es una enfermedad hereditaria que afecta a la capacidad de las enzimas para procesar la excreción de la bilis.
  • Colestasis: Esto interrumpe el flujo de bilis desde el hígado. La bilis que contiene bilirrubina conjugada permanece en el hígado en lugar de ser excretada.

Las condiciones más raras que pueden causar ictericia incluyen:

  • Síndrome de Crigler-Najjar: Esta es una enfermedad hereditaria que afecta la enzima específica responsable del procesamiento de la bilirrubina.
  • Síndrome de Dubin-Johnson: Esta es una forma hereditaria de ictericia crónica que evita que la bilirrubina conjugada se segrega en las células del hígado.
  • Pseudoictericia: Esta es una forma inofensiva de ictericia. La coloración amarillenta de la piel se debe a un exceso de betacaroteno, no a un exceso de bilirrubina. La pseudoictericia generalmente se presenta al comer grandes cantidades de zanahoria, calabaza o melón.

Tratamiento

Medication - La Ictericia: Todo Lo Que Necesita Saber
Los medicamentos o suplementos pueden ayudar a la ictericia dependiendo de la causa.

El tratamiento dependerá de la causa subyacente.

El objetivo del tratamiento para la ictericia es acabar con la causa y no con los síntomas.

Se utilizan los siguientes tratamientos:

  • La ictericia inducida por la anemia se puede tratar aumentando la cantidad de hierro en la sangre, ya sea tomando suplementos de hierro o comiendo más alimentos ricos en hierro. Los suplementos de hierro están disponibles para su compra en línea.
  • La ictericia inducida por la hepatitis requiere medicamentos antivirales o esteroides.
  • Los médicos pueden tratar la ictericia inducida por la obstrucción mediante la extirpación quirúrgica de la misma.
  • Si la ictericia ha sido causada por el uso de un medicamento, el tratamiento consiste en cambiar a un medicamento alternativo.

Prevención

La ictericia está relacionada con la función hepática. Es esencial que las personas mantengan la salud de este órgano vital comiendo una dieta balanceada, haciendo ejercicios regularmente y no consumiendo más de las cantidades recomendadas de alcohol.

Síntomas

Bilirubin model - La Ictericia: Todo Lo Que Necesita Saber
Un exceso de bilirrubina puede causar el color amarillento en los ojos y la piel.

Los síntomas comunes de la ictericia incluyen:

  • un tinte amarillo en la piel y el blanco de los ojos, que normalmente comienza en la cabeza y se extiende por el cuerpo
  • heces pálidas
  • orina oscura
  • comezón

Los síntomas asociados a la ictericia como resultado de niveles bajos de bilirrubina incluyen:

  • fatiga
  • dolor abdominal
  • pérdida de peso
  • vómitos
  • fiebre
  • heces pálidas
  • orina oscura

Complicaciones

La comezón que acompaña a la ictericia a veces puede ser tan intensa que se sabe que los pacientes se rascan la piel áspera, experimentan insomnio o, en casos extremos, incluso tienen pensamientos suicidas.

Cuando ocurren complicaciones, esto se debe generalmente al problema subyacente, no a la ictericia en sí.

Por ejemplo, si un conducto biliar obstruido provoca ictericia, puede producirse una hemorragia incontrolada. Esto se debe a que el bloqueo provoca una escasez de vitaminas necesarias para la coagulación.

Tipos

Existen tres tipos principales de ictericia:

  • La ictericia hepatocelular se produce como resultado de una enfermedad o lesión hepática.
  • La ictericia hemolítica se produce como resultado de la hemólisis o la degradación acelerada de los glóbulos rojos, lo que lleva a un aumento de la producción de bilirrubina.
  • La ictericia obstructiva se produce como resultado de una obstrucción en el conducto biliar. Esto evita que la bilirrubina salga del hígado.

Recién nacidos

La ictericia es un problema de salud común en los recién nacidos. Alrededor del 60 por ciento de los recién nacidos experimentan ictericia, y esto aumenta al 80 por ciento en bebés prematuros, nacidos antes de las 37 semanas de embarazo.

Normalmente mostrarán signos dentro de las 72 horas posteriores al nacimiento.

Los glóbulos rojos en el cuerpo de un bebé con frecuencia se descomponen y se reemplazan. Esto provoca la producción de más bilirrubina. Además, los hígados de los bebés están menos desarrollados y, por lo tanto, son menos eficaces para filtrar la bilirrubina del cuerpo.

Los síntomas generalmente se resuelven sin tratamiento dentro de un período de 2 semanas. Sin embargo, los bebés con niveles extremadamente altos de bilirrubina requerirán tratamiento ya sea con una transfusión de sangre o con fototerapia.

En estos casos, el tratamiento es vital ya que la ictericia en los recién nacidos puede llevar al kernicterus, un tipo muy raro de daño cerebral permanente.

Niveles

El nivel de bilirrubina se define en una prueba de sangre llamada prueba de bilirrubina. Esto mide los niveles de bilirrubina no conjugados o indirectos. Estos son los responsables de la aparición de la ictericia.

Los niveles de bilirrubina se miden en miligramos por decilitro (mg/dL). Los adultos y los niños mayores deben tener un nivel de entre 0,3 y 0,6 mg/dL. Alrededor del 97 por ciento de los bebés nacidos después de 9 meses de embarazo tienen niveles inferiores a 13 mg/dL. Si muestran niveles más altos que esto, por lo general son referidos para una investigación complementaria.

Estos rangos pueden diferir entre los laboratorios. El tipo de tratamiento dependerá de los niveles que tenga el paciente.

Diagnóstico

Lo más probable es que los médicos utilicen el historial del paciente y un examen físico para diagnosticar la ictericia y confirmar los niveles de bilirrubina. Prestarán mucha atención al abdomen, buscarán tumores y controlarán la firmeza del hígado.

Un hígado firme indica cirrosis o cicatrización del hígado. Un hígado duro como una roca sugiere cáncer.

Distintas pruebas pueden confirmar la ictericia. La primera es una prueba de función hepática para determinar si el hígado está funcionando adecuadamente o no.

Si un médico no puede encontrar la causa, puede solicitar un análisis de sangre para verificar los niveles de bilirrubina y la composición de la sangre. Éstos incluyen:

  • Pruebas de bilirrubina: Un alto nivel de bilirrubina no conjugada en comparación con los niveles de bilirrubina conjugada sugiere ictericia hemolítica.
  • Conteo sanguíneo completo (CSC), o hemograma completo (HC): Mide los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
  • Pruebas de hepatitis A, B y C: Son pruebas para una variedad de infecciones hepáticas.

El médico examinará la estructura del hígado si sospecha de una obstrucción. En estos casos, usarán pruebas de imágenes, incluidas resonancias magnéticas, tomografías computarizadas y ecografías.

También se puede realizar una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Este procedimiento combina endoscopia e imágenes de rayos X.

Una biopsia de hígado puede detectar inflamación, cirrosis, cáncer e hígado graso. Esta prueba consiste en insertar una aguja en el hígado para obtener una muestra de tejido. La muestra se examina bajo un microscopio.

Traducido por Brenda Carreras

Revisado por Carmen María González Morales

Leer el artículo en Inglés

Get more stuff like this
in your inbox

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.